lunes, 19 de septiembre de 2016

SEGUNDA PARTE ------- (Escalar en el Mingo)




Apertura: Fofo y Rubén, el 18 de septiembre de 2016.

Nombre: Segunda Parte.
Variante al segundo largo de la vía Arteriosclerosis. Desde la reunión uno de Arteriosclerosis, volcar a la izquierda del espolón, por una pequeña rampa tumbada, y continuar la fisura evidente hasta salir por el último resalte de la “Gioconda”.

Fisura desplomada de buenas protecciones, en artificial  resulta sencillo aunque algo físico. Buena vía en libre con secuencias mantenidas y muy aéreas. Uno de los mejores largos de fisura de Jaén sin duda.

Dificultad: vía difícil (no extrema), aunque muy segura y en todo caso estupenda para combinar en libre-artifo. Para mí, que es más dura que otras como la Lobo o la Bandar-log o será así como la Marionetas por decir algo. Exposición: E2.

Material échale friends: tres juegos del 0.5 al 2, dos del 3, uno del 4, juego de fisureros. Unos 18-20 seguros. Si te quieres llevar alguno más del 1 o el 2 , también entran. Guantes de fisura recomendables. Polvos de magnesio.

Equipamiento: limpia. Tiene un parabolt común a la Arteriosclerosis como primer seguro del largo, junto a la reunión. Está bien para el tema factor 2. La reunión equipada (dos paraboles) del primer largo de Arteriosclerosis, aunque está en el lugar original de la vía, está mal ubicada. Es mejor bajar al nicho inferior, donde podemos montar una con tres grandes puentes de roca en el interior del nicho. Esto nos permitirá hacer “Segunda parte”, y también Empalmar los largos 2 y 3 de Arteriosclerosis, quedando un largo excelente. Hemos dejado la R montada con un cordino súper largo a fecha de la apertura. En la cumbre tiene una chapa.

Observaciones: brutal de buena. Échale estrellas. Escalada de las de darle ritmo y subir con decisión, protege y tira, protege y tira… No acojonarse por el desplome, eso te merma mucho, importante también acertar con las protecciones, porque si metes uno y no te gusta y metes otro encima y luego sacas el primero y lo sustituyes por el tamaño bueno y luego el de arriba te ha quedado muy cerca y ya lo estás desperdiciando y lo quitas y todo eso, has hecho cuatro movimientos en un paso, y el desplome ahí que se nota y más con el peso. Pero vamos que fuerte hay que estar, más o menos como el Fofo ahí va bien. Si vas flojo tira recto mejor por la otra. Fundamental controlar el tema del Principio Reptil. O sea, en lo más interno de nuestro cerebro está la parte del reptil, lo que nos queda de cuando éramos reptiles, o el sistema reptil o algo parecido, parece que es como la parte más pequeña e interna de nuestro seso, que escupe y se arrastra, es agresiva. Se trata de que ante el miedo, este resorte actúa. Primero bloquea el sistema racional, en la corteza frontal, de manera que ya no puedes pensar, o sea controlar la situación, y como el sistema viene de la era de los reptiles o de cuando nosotros éramos reptiles, y más con el no pensar, sólo encuentra dos salidas: huir y/o volar. Para mí, en vías como esta, y en el común de la escalada, es esto: que funcione el sistema reptil. Como un lagarto. De hecho es posible que por eso escalemos. ¿Por qué escalar montañas? “Porque están ahí”: eso es el sistema reptil. La escalada contiene al reptil, lo lleva a su terreno de juego para que no te la juegue después en otros sitios. La roca ya estaba ahí desde que éramos reptiles, y como más o menos aún lo somos, seguimos trepando, ya estḠdejarlo actuar. Pero lo interesante, lo bueno es aprovecharlo, ordenar las acciones huir/volar, hacer con ellas una jerarquía: primero huir y luego volar, siempre así, pero tienen que tener un equilibrio porque cuando estás huyendo estás volando también, porque casi te caes. Cuando estás volando no estás huyendo aunque estás perdiendo el miedo a volar otra vez si el vuelo es bueno.  Estas son las dos maneras de las que vas a poder salir de la tensión del momento; de humano a reptil. Involucionar, un paso atrás. Primero huir, que al final es lo que estás deseando, tienes el impulso de tirar a saco y el miedo no te deja. Sigue el impulso reptil, te metes en el berenjenal. Normalmente sales sin caerte. Pero tener en cuenta la otra parte, o sea, actuar por impulso, pero sabiendo que el vuelo es posible, que también te libera si no. Son las dos cosas a la vez, es un poco lío la verdad. Y así es más o menos esta vía. Luego un buen fisurero antes del follón también ayuda, jajajaja.

                Lo de “Segunda Parte” o “Segundas Partes”, como se quiera leer, llega de que en el Mingo suelen ser las mejores fisuras y tal, estas de arriba, y de que la vía es en sí una segunda parte al salir de una reunión anterior,  que una reunión siempre al final es un punto muerto, una segunda parte y oportunidad después de un largo un poco roto y tal y quebradizo y un después de muchos años escalando, un nuevo poso. Ahí va, segunda parte.

Descenso: hacia la izquierda cerca del tajo, 15 min.


Reunión en el nicho.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada